Sobre mí

 
 

Especialista Inmobiliario en Salamanca

Mi historia

Soy Manu Arias. Como toda historia, la mía tiene una parte de éxito y otra de fracaso. Quizás como la tuya, que estás leyendo esto.

Comencé en esto del sector inmobiliario en el año 2007. Fue casualidad. Hice una entrevista y comencé a trabajar en una gran franquicia inmobiliaria. Primero como Agente, donde aprendí muchísimo. Ventas constantes y buenos números que hicieron que pronto me ofrecieran comprar la oficina donde trabajaba en Salamanca y me vendieron otra en Valladolid. En Castilla y León había más de 50 oficinas de la franquicia y yo, en un año, conseguí que las dos oficinas ganaran el premio a las facturaciones más altas de la Comunidad. El crecimiento era vertiginoso. 7 trabajadores en cada oficina pero…llegó la crisis financiera y…no supe reaccionar a tiempo ni acoplarme a las nuevas circunstancias, lo que me obligó a tener que cerrar las dos oficinas quedándome con importantes deudas.

En aquel entonces, tuve que volver a trabajar en el mundo nocturno, como dj, pero pronto me ofrecieron ser encargado de una sala, después gerente un grupo con dos discotecas y, pronto, me ofrecieron ser Manager del grupo hostelero más grande de Salamanca. Mientras todo esto ocurría, la casualidad quiso que un amigo que comenzaba con su propia agencia le ofreció a mi mujer empezar a trabajar con él, y fue un mundo que le empezó apasionar. Así que…imagínate como eran las conversaciones a la hora de la comida en nuestra casa.

Y…nos quedamos embarazados de nuestra segunda hija. Y llegó un punto en mi trabajo en el que comencé a plantearme si podía seguir con él dedicándole tiempo a mis hijas. Así, conversando con mi mujer y dada la espina que siempre había tenido por mi fracaso en el mundo inmobiliario, decidimos abrir nuestra propia agencia y, lo mejor, al ser un proyecto tan familiar, ponerle nuestros dos apellidos (por tanto, los de nuestras hijas): ARIAS MARTÍN INMOBILIARIA EN SALAMANCA.

FORMACIÓN, ÉTICA Y VALORES

Desde entonces, mi obsesión aportar diferenciación en el mercado inmobiliario en Salamanca. Cansado de prospectar nuevos clientes llamando por teléfono y escuchando los mismos argumentos sobre las agencias inmobiliarias, los cuales, en la mayoría de ocasiones, son justificados. Por ello, he apostado por la formación y la ética como pilar indispensable en mi forma de hacer y tratar con el cliente. 

Soy REALTOR®. Ser REALTOR® significa estar afiliado a la NAR, la asociación más importante del mundo en el sector. Significa comprometerte con el cumplimiento de un Código Ético muy estricto que dicta las normas de actuación ante clientes, sociedad y otros agentes inmobiliarios. El Código Ético nos une a inmobiliarios de todo el mundo que amamos y creemos que la profesión es mucho más que una intermediación. Ser REALTOR® significa comprometerte con una formación constante para dar mejor servicio a cada cliente o usuario.

Además, conseguí la certificación CRS® (Especialista Certificado en Residencial) Es la Certificación más importante del mundo. Para conseguirla tienes que realizar varios cursos y módulos y demostrar a la NAR unos altos estándares de calidad en tu forma de trabajar y una dilatada experiencia en el sector.

Tengo claro que mi asesoramiento puede influir muy activamente en una de las decisiones más importantes de la vida de las personas que recurren a mi. Mi trabajo no se basa en ladrillos, se basa en personas. Mi único objetivo en el día a día es poder ayudar a personas que se encuentran con alguna necesidad inmobiliaria en Salamanca.

REALTOR EN SALAMANCA
 

 

CRS®

Designación que me reconoce como especialista en venta de viviendas.

 

ABR®

Designación que me reconoce como experto en compradores.

 

GREEN REALTOR®

Designación que me reconoce como experto en sostenibilidad en residencial.

 
Especialista en Residencial Certificado

CRS® 

ESPECIALISTA EN RESIDENCIAL CERTIFICADO

Especialista Inmobiliario en Compradores

ABR® 

AGENTE DEL COMPRADOR CERTIFICADO

Green Realtor

GREEN REALTOR®

ESPECIALISTA EN SOSTENIBILIDAD EN VIVIENDAS